miércoles, 8 de mayo de 2013

Rosita amada...






18 años sin ti, mamita...Ya no recuerdo tu voz y eso me duele, pero sé que algún día volveré a escucharte. Este año ha sido difícil y estoy silenciosa, sin ganas de hablar ni de escribir... tú entenderás mi mutismo y mi llanto silencioso.
Te quiero y te agradezco todo...lo bueno y lo malo...

2 comentarios:

sole dijo...

una amiga perdió a su papá de manera muy triste y trágica. Sólo se acordaba que su papá tenía unas manos maravillosas, que era lo que siempre hablaba de él (incluso le hicieron casting a sus manos para comerciales, así de lindas).
Se le olvidó su forma, sus uñas, los dedos...y eso le dio mucha pena.

Años después, mi amiga manejando en un taco, subió el volumen de una canción que le gustaba mucho, empezó a golpear el volante al ritmo de la canción, los dedos primero y con las palmas después.

Se miró las manos, adultas, dedos flacos y huesudos, abrió los ojos gigantes, así eran las manos de su papá! Le vinieron miles de flashes de recuerdos, su papá sirviendo bebida a sus hijos, escribiendo, abriendo la puerta con la llave.
Se puso a llorar en el auto...le tocaron la bocina y no avanzó. Por un buen rato.

Habrán voces, como los olores, que te llevarán a acordarte de la voz de tu mamá. Te lo aseguro.

Un abrazo.

PatyDream dijo...

Querida amiga bloguera...te dejo mi saludo y mis ganas de saber más de ti.

Un abrazote enorme que llegue hasta dónde estés... :)