lunes, 20 de junio de 2016

De vuelta en el ruedo...



He vuelto, he vuelto a sonreír, a sentirme aliviada, a saber que lo que pasó fue por algo infinitamente superior a mi humana capacidad de aceptar y entender los designios divinos.
Si mi tía falleció así de rápido fue por una causa mayor... No quería que sufriera más de lo debido. Guardé luto y dolor por ella 2 años, saqué las cosas de su departamento, luché contra papeleos, abogados y familia incluida. Lo hice, cumplí hasta el final como lo prometí... no me bastó con llevar tu ataúd, tenía que asegurarme que cada peso quedara en las manos correspondientes.

Bueno, eso era solo para cerrar más que oficialmente mi duelo. Ahora la vida sigue y yo estoy embarcada en ella. Me he atrevido a hacer nuevas cosas, de hecho tuve una mini relación con una chica que se llama Fernanda, duró muy poco, pero le agradezco el tiempo compartido, los cariños y lo más importante que me devolviera el poder sentirme atractiva para otras mujeres.

No resultó, pero bueno, la vida sigue para las dos, así que donde estés, te deseo lo mejor.  
Ahora a retomar mis sueños, mis ganas de volver a escribir han vuelto, pero ahora quiero que sean desde la alegría, no desde el dolor que tanto me ha marcado...

A ver entonces qué me trae esta nueva vuelta a la manzana... :)

domingo, 21 de febrero de 2016

¿Y si retomo?



Ufff... más de 3 meses sin escribir una línea... Creo que me fui tan p'adentro que simplemente no me hago el tiempo ni me dan las ganas de escribir... Estoy escribiendo después de cumplir 48 años... el tiempo pasa y encuentro increíble tener estos años... Estoy llegando a la mitad de mi vida y hasta ahora me siento feliz de lo logrado, lo vivido, lo sufrido...
Espero volver a acercarme a la escritura, espero volver a contarles todo lo que he leído, pensado y sentido, pero con calma, porque creo que ahora esta es mi nueva actitud: la mesura desmesurada. 

miércoles, 26 de agosto de 2015

Soy la calaverita feliz...bueno, a veces.






Y de a poco estoy re-apareciendo... En el minuto que estoy escribiendo estoy recuperándome de una cirugía... Perdí mi útero gracias a un alien, entiéndase mioma que lo tenía todo invadido al pobrecito... Ahora soy una mujer de cuarenta y tantos con una histerectomía a mi haber...
Fue toda una experiencia el operarse ya que sabía que tenía problemas con la anestesia, pero esta vez fue todo un récord... No había quien me despertara y por lo que supe ahora, hasta se estaban asustando... No vi el túnel, ni vi a mis seres amados, pero volví menos triste de la operación. Puedo decir que me ayudó a soltar mi espíritu de tanta carga que lleva. Ahora estoy tomando las cosas más relajada, sin tanto apuro y dándome cuenta de la fragilidad de los estuches que nos contienen.  Al final somos como esas calaveritas mexicanas que tanto me gustan... puros huesos adornados de carnecitas (más o menos) y ropa.
Pero desde que desperté estoy haciendo mi mejor esfuerzo para ser una calaverita que disfrute los momentos felices de la vida, ya que desde noviembre sé que nunca más seré feliz como una lombriz, pero sí me comprometí a tener minutos de inolvidable felicidad.
Eso por ahora...

jueves, 5 de marzo de 2015

Leer sana el alma...




"en ese momento, Pablo abrió los ojos y me miró. "¿Estás bien?", susurré, aunque para entonces ya resultaba prácticamente imposible hablar con él y trabucaba todo y decía esmeraldas por decir médicos. Y, en ese minuto de serenidad perfecta, Pablo sonrió, una sonrisa hermosa, de ternura absoluta, la mayor ternura con la que jamás me habló, me dijo: "Mi perrita". 

Fragmento de "La ridícula idea de no volver a verte" de Rosa Montero.

Copié este pedazo, porque me llegó al alma... Pasé por lo mismo con mi tía, quien me sonrió como nadie lo ha hecho en esta vida y simplemente me dijo: "Patyta". Ahora después de 4 meses sin ella, comprendo que esa fue su despedida, su volver a la conciencia por unos segundos y darme el regalo de su última palabra...

domingo, 1 de marzo de 2015

Marzo 2015




Hace tanto que no escribo... He pasado por tantas situaciones y sensaciones que no podía escribir...Tenía la pena atrapada en las manos, en los dedos, en las venas... Aún siento mucha tristeza, muchas lágrimas se me arrancan y caen solas. Soy como una represa que se llena de líquido, se rebalsa y llora..

Extraño mucho a mi tía. Estoy de vacaciones, de hecho hoy es mi primer día libre, después de un arduo año laboral. Hoy sentí esos deseos incontrolables de llamarla y decirle: "Tía, estoy de vacaciones, vamos a tomarnos un café al centro? Y lo que más duele es ese hábito por inercia de levantar el fono, llamar y que te responda una grabación..."Este número no está registrado"... Después de años que una máquina te responda y te lance a la realidad, duele y mucho.

También estuve de cumpleaños... Creí que iba a ser una celebración triste, pero me equivoqué...Mis adoradas jefas me dejaron un desayuno listo, recibí muchos saludos y muchos mensajes a mi facebook que me hicieron llorar y que me hicieron decir..."Estoy haciendo bien las cosas". Di la bienvenida a 47 años... casi medio siglo en este mundo con serenidad, una sonrisa, más madurez, más calma y también, más expresiva. Con todo lo que me ha pasado, ahora expreso todo tipo de sentimientos. Digo "Te quiero" más a menudo, abrazo, hago cariño y demuestro cosas. No sea, que se me acabe la cuerda y no alcance a decirle a mis seres importantes cuánto gravitan en mi vida y cuánto me importan.

El amor es otro tema ya olvidado, a veces me dan ganas de tener una pareja, de sentir esa especialidad de ser de alguien y viceversa, pero la verdad después de mi último fracaso creo que quedé con una maldición y nada me resulta... jajaja. Bueno, al carajo, algunos seres nacimos para estar solos y si ese es mi caso... que así sea.

Sobra decir que trataré de seguir escribiendo, ya que me hace bien botar tanta mugre que se me junta a veces. Escribir me calma, me ordena las ideas y aunque quizás nadie me lea, me hace bien esta conversación imaginaria que mantengo con la tecnología. Hasta a veces me dan ganas de escribir una novela basada en estas crónicas... y también me pregunto: ¿Cuándo muera, alguien me leerá? ¿Seguiré existiendo en el ciberespacio? o mi vida será sin trascendencia?         

domingo, 16 de noviembre de 2014

Mi amada tía Irma...




 
Me acompañó muchos años, asumió un rol de mamá, me regaloneó con comidas ricas, con cariños inesperados, con Navidades que eran solamente de las dos, me compraba sagradamente manzanas verdes, me esperaba una vez a la semana para mosaiquear... Ahora todo eso se acabó... Estuve con ella, hablándole y tomando su mano hasta que dejó este mundo. Con todo mi amor y mi dolor estuve hasta el final con ella... se me partió el corazón, porque fue como perder por segunda vez a una mamá... Todo eso ocurrió un 4 de noviembre a las 15.00 horas.... 

Hoy, al escribir estas líneas estoy más tranquila, más entera... Lloré mucho, lloré como una niña desvalida, pero hoy estoy volviendo a ser la mujer fuerte y serena que heredó el temple de mi familia materna... Las lágrimas a veces me atacan en los momentos más inesperados, pero sé que es normal y sé también que ya pasará y que cada vez voy quedando más sola... Uno no llora solamente porque no verá más a la persona amada, sino que llora por lo solo que se va quedando y esa es la peor maldición... 

sábado, 18 de octubre de 2014

Dolor...............





Y una vez más el mundo estalla y cada pedazo se instala en mi pecho... Mi tía, mi linda tía Irma tiene cáncer... la maldición de mi familia una vez más nos está alcanzando... No tengo palabras para describir la pena, el dolor, la rabia, la sensación de impotencia que tengo... verla tan disminuida, tan delgada, tan asustada me parte el alma y me hace rebelarme contra un Dios que nos da fe, pero a la vez nos hace sufrir como el mismo demonio.

Tengo 20 años más desde cuando perdí a mi mami, pero el dolor es casi el mismo. Mi tía se había convertido en mi mami postiza y ahora perderla es como revivir el mismo dolor otra vez.

Soy fuerte, soy valiente pero no sé hasta qué punto....

domingo, 3 de agosto de 2014

Como siempre mi amiga muerte me ronda...




Siempre la dualidad humana, la vida y la muerte acompañándonos como ángeles de la parca tirando los hilos y haciéndonos parecer marionetas en un callejón oscuro... Siempre la muerte susurrando, golpeando el hombro izquierdo dispuesta a robar el latido de vida... Siempre la muerte danzante acompañando las escalinatas de la vida con su tintineo y con su sonrisa, la misma sonrisa que el destino trazó en mi cara...